El placer es mío…

¿CÓMO SE SIENTE UN ORGASMO?

Esto es algo muy difícil de contestar. Cada persona va a sentir el orgasmo de una forma distinta. Incluso va a ser distinto de un orgasmo a otro.

Cuando pregunto a las mujeres en consulta si llegan al orgasmos, y me responden:
-No lo sé.
Entonces una sabe que la respuesta es no.

No hay una manera correcta de sentir el orgasmo, igual que no hay una única manera de alcanzarlo.

La presión social por la consecución del orgasmo, acompañada de las escenas en el cine, o leer testimonios donde se describen orgasmo explosivos, hace que las mujeres que no sienten esa sensación, se sientan limitadas, o con una sexualidad empobrecida. Lo que favorece la evitación, y las conductas centradas en al Autobservación.

 

¿Qué pasa en el cuerpo durante el orgasmo?

La importancia del orgasmo femenino es relativametne reciente, ya que debido a la poca relación que tiene con la reproducción, la ciencia lo ha dejado siempre de lado.
En los últimos tiempos, la liberación de la mujer, la defensa de los derechos sexuales, así como movimientos sociales como el feminismo han hecho que el orgasmo cobre importancia no sólo a nivel social, sino personal y también científicamente.

Durante el orgasmo se producen numerosos cambios psicológicos, neurológicos, fisiológicos, vasculares y hormonales en la mujer. Esa “respuesta fisiológica integrada” conlleva, entre otros aspectos principales:

  • Elevación del útero.
  • Lubricación vaginal.
  • Dilatación y aumento de tamaño de la vulva.
  • Aumento en la secreción de las glándulas exocrinas del tracto urogenital.
  • Aumento del aporte sanguíneo a los órganos genitales.
  • Erección del clítoris. En muchos casos alcanza el doble de su tamaño habitual.
  • Contracciones intermitentes en la musculatura de los genitales.
  • Aumento de la presión arterial, ventilación pulmonar y del ritmo cardíaco.
  • “Rubor sexual”, coloración rosa en el rostro o pecho.
  • Elevación de los umbrales de dolor en algunas zonas partes del cuerpo.

 

¿Cómo llegar al orgasmo?

Hay tantas formas de llegar al orgasmo como mujeres en el mundo. No hay una sola manera, no hay una manera correcta. Hay muchas maneras correctas.

Podemos recopilar formas más comunes de estimulación, pero la realidad es que cada mujeres debe encontrar su manera.
A groso modo se puede llegar al orgasmo, con la estimulación manual del clítoris con frotamientos, con ropa o sin ropa, con masaje, con succión, con estimulación de la entrada de la vagina, con la ducha, juntando las piernas, con estimulación oral, con penetración y estimulación externa del clítoris conjuntamente, etc., etc.

La mejor manera de saber cuál es la forma para ti, es con la masturbación. Donde la estimulación es libre, experimental, sin restricciones, sin tiempos, sin presiones, etc.. Porque esto a veces se hace mucho más difícil en pareja.
Explórate, conócete, y permite a tu cuerpo que te muestre cuál es el camino.

 

En mi práctica clínica habitual observo dos tipos de dificultades relacionadas con el orgasmo.
Por una lado la anorgasmia primaria: mujeres que nunca han tenido un orgasmo. Estas mujeres presentan muy buen pronóstico en su problema, ya que con gran seguridad, esta falta de orgasmo viene originada por una falta de aprendizaje y de autoconocimiento. Y por tanto una falta de entrenamiento para conseguir el orgasmo.

Otra situación muy común es la de la anorgasmia situacional. Es decir, que solo se alcanza el orgasmo de una determinada forma o situación. Lo más frecuente es la anorgasmia coital. Este tipo de anorgasmia no debe considerarse una patología, sino más bien debe abordarse como un ajuste de expectativas, maniobras y conductas que lleven a la pareja a la satisfacción sexual, y al orgasmo sin que la “anorgasmia coital” suponga un problema. Algunas veces esta demanda viene conjuntamente con una baja excitabilidad y una sensación de “ser una persona poco sexual” o de “no sentir nada”.

Si esto te pasa, o tienes dudas acerca de tus orgasmos, o tus no-orgasmos, debes saber que trabajando en ello, se soluciona.

 

Sentir nuestras relaciones placenteras y satisfactorias no sólo tiene que ver con el orgasmo. Pero también hay que decir que es una parte fundamental de la experiencia sexual. Y aunque el objetivo nunca debe ser alcanzar un orgasmo… poder hacerlo es recibir al cuerpo con todo su poder.

 

 

¿Y tú? Cuéntame.. ¿Vives tus orgasmos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te escribo cuando esté disponible? Si quieres ser de las primeras en enterarte cuando esté nuevamente disponible en la tienda, déjame tu mejor dirección de email y te escribo.

¿Quieres (re)descubrir algo nuevo hoy?​

Recibe en tu bandeja de entrada todos esos secretos que nunca nos contaron, píldoras de conocimiento, información top secret y entérate antes que nadie de todo lo que pasa en GineSex (y por mi cabeza!).