endometriosis

Endometriosis: Causas, síntomas y tratamiento

La salud reproductiva femenina depende de muchos factores que requieren de un equilibrio muy puntual. La endometriosis puede afectar no sólo la salud reproductiva, sino también tu estado de bienestar general. En este post te mostraremos todo lo relacionado con la endometriosis, los síntomas que presenta esta enfermedad, y el tratamiento adecuado.

La endometriosis es una enfermedad de la que últimamente se está empezando a hablar más, pero que ha estado invisibilizada a lo largo de la historia. Invisibilizada porque produce unos síntomas como el dolor menstrual que ha estado asociado a la normalidad. «La regla duele, es normal». «La regla que te ha tocado es así, tienes que aguantarte». Estos mensajes de que menstruar duele son completamente habituales. Y esto ha conformado nuestra identidad menstrual. Una identidad menstruaste dolorosa. Y el dolor de la menstruación no es normal. Es patológico. 

Debido a esta «normalidad» del dolor menstrual, el diagnóstico de endometriosis puede tardar años en llegar. Una mujer puede estar hasta 8 años con síntomas, hasta que es diagnosticada. 

No en vano hay muchas asociaciones, sociedades científicas y grupos de mujeres, que se están revelando frente a esta manera de tratar el dolor menstrual, e incluso hay el día mundial de la endometriosis, que es el 14 de marzo.

La endometriosis puede afectar directamente la vida reproductiva de la mujer, pues compromete seriamente su fertilidad. Además de esto, la cotidianidad también puede verse comprometida a causa de los síntomas y efectos secundarios. Sigue con nosotros hasta el final del post para que conozcas todo lo relacionado con la endometriosis.

¿Qué es la endometriosis?

La endometriosis es la formación de las células muy parecidas a las células endometriales, pero fuera del útero. Recordemos que el endometrio es la capa que recubre la parte interna del útero, y cumple un papel esencial en la fertilidad de la mujer. Esta capa sufre cambios con el ciclo menstrual. Se engrosa y crecen la primera fase del ciclo y se desprende con la menstruación. Cuando células de unas características muy similares a las endometriales crecen fuera del endometrio, tendremos endometriosis. Y estas células fuera del útero, también responden a los cambios hormonales. 

Éste tejido anormal, se sitúan y crecen en regiones pélvicas ajenas al útero. Podemos encontrar tejido endometriosico en vejiga, recto, ovarios, abdomen, cérvix, etc… En algunos casos, estas células no llegan a desarrollarse ampliamente, constituyendo una variante más inofensiva de la enfermedad. Sin embargo, en otros casos, este crecimiento es más agresivo, lo que origina problemas y complicaciones más difíciles de resolver.

Algunos investigadores han dividido la enfermedad en varios grados según su nivel de desarrollo y severidad. Valorando desde una endometriosis mínima, moderada o severa, o la adenomiosis que es un tipo de endometriosis grave.

La endometriosis no tiene cura, y por lo tanto es una enfermedad crónica, en la cual podemos incidir con tratamientos para paliar los síntomas y evitar que progrese.

¿Cuáles son sus síntomas?

Al principio, la endometriosis puede ser asintomática, o con síntomas leves que pueden confundirse con otras alteraciones orgánicas más habituales. Sin embargo, cuando la enfermedad se consolida, los síntomas se harán más evidentes.

A continuación te mostramos las señales que pueden alertarte sobre la presencia de endometriosis en tu organismo:

  • Dolor menstrual: Como hemos explicado antes, este tejido sufre modificaciones con el ciclo menstrual. El dolor durante la menstruación es típico de esta enfermedad. A menudo un dolor invalidante que no responde con analgésicos de primer nivel. Estos dolores pueden presentarse en otra fase del ciclo menstrual, y no solo durante la menstruación.
  • Dolor pélvico: Pueden darse dolores generalizados en la zona pélvica. Esta zona,  podrá verse afectada por dolores moderados e intensos que aparecen y desaparecen de forma intermitente.
  • Sangrado uterino: Además del sangrado menstrual, suelen aparecer sangrados uterinos en momentos diferentes al de la menstruación.
  • Sangrado al orinar: En algunos casos aparece sangrado en el orina, en especial en aquellos casos en donde las células endometriosicas afectan a la vejiga.
  • Problemas de fertilidad: Es muy frecuente que la endometriosis de infertilidad. Algunas mujeres con endometriosis consiguen quedar embarazadas, y no todas las mujeres con infertilidad tienen endometriosis. Pero es algo que está muy presente.
  • Dolor durante el acto sexual: Durante las relaciones sexuales, que puede darse durante la penetración, e incluso durante el orgasmo. 

¿Qué causa la endometriosis?

Conocer una causa puntual que desencadena de forma directa la endometriosis ha sido difícil para los científicos. Pero existen ciertas circunstancias, internas y externas, que condicionan que aparezca esta enfermedad. 

  • Hay factores genéticos que están implicados aunque aún no se han descubierto con seguridad Lo que sabemos es que la endometriosis es más frecuente en mujeres cuyas madres o hermanas también lo sufren. 
  • Otros factores son la raza. Parece que esta enfermedad es más frecuente en mujeres de raza caucásica. 
  • Edad temprana en la menarquia: Si recordáis ya hablamos de la menarquia en otro post. Nos referimos a la primera menstruación. Haber tenido la primera menstruación a una edad muy temprana, es un factor influyente. 
  • Factores ambientales. Aquí entran en juego los contaminantes ambientales y los disyuntores endocrinos. Son sustancias que para explicarlo de un modo resumido, actúan en el cuerpo como si fueran estrógenos. A mayor influencia estrogénica, mayor riesgo de enfermedades relacionadas con las hormonas, como por ejemplo la endometriosis o algunos cánceres como el cáncer de mama. 
  • Factores inmunológicos: estos factores que no se conocen con exactitud son importantes para el desarrollo de la enfermedad.

Tratamiento recomendado

El tratamiento de la endometriosis puede ser tan diverso como los síntomas y grados de la enfermedad. Como hemos explicado, la endometriosis no tiene cura, y por tanto debemos considerarla una enfermedad crónica. 

El profesional de la salud programará las acciones destinadas a disminuir las molestias de los síntomas, y a corregir el desequilibrio propio de la enfermedad. Echemos un vistazo a los métodos más frecuentes de tratamiento:

  • Tratamientos sintomáticos: Se administran analgésicos y antinflamatorios para aliviar los dolores y síntomas molestos propios de este padecimiento.
  • Terapia hormonal: El médico indica la administración de una serie de hormonas que calman los síntomas de los cambios hormonales en el cuerpo de una mujer con endometriosis.
  • Alternativas quirúrgicas: Si las células endometriales se instalan y desarrollan con mucha intensidad, pueden proponer una opción quirúrgica. En estos casos se extirpan las células y quistes con laparoscopia, histerectomía, o laparotomía.

Hasta aquí nuestra guía sobre la endometriosis y sus implicaciones. Coméntanos qué te ha parecido, y continúa revisando nuestro blog para que conozcas sobre más temas de interés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Este contenido está protegido
¿Te escribo cuando esté disponible? Si quieres ser de las primeras en enterarte cuando esté nuevamente disponible en la tienda, déjame tu mejor dirección de email y te escribo.