como aumentar la libido

Las preguntas más frecuentes sobre líbido

Los problemas de deseo son los que más se consultan. La falta de deseo, sobre todo en las mujeres, es el tema más común en las consultas de sexología. Os lancé por Instagram un cuestionario para que me contaseis qué preguntaríais en consulta conmigo. Y si, las preguntas sobre deseo sexual fueron muy repetidas. Así que a continuación os dejo algunas respuestas a vuestras dudas más frecuentes sobre cómo aumentar la líbido.

1. ¿Por qué hay semanas que tengo la líbido alta y otras no?

Nuestro ciclo menstrual nos da una sana variabilidad hormonal que nos hace fluctuar entre otras cosas entre días de más deseo y menos deseo. Podemos notar un repunte de deseo sexual en los días cercanos a la ovulación, y también un ligero aumento en los días premenstruales.

Así pues, es normal notar esas variaciones de la líbido. Si observas esos cambios y los anotas en un calendario menstrual, puedes ver si estos cambios se repiten de una manera cíclica. Estarás observando efectos de tu sano efecto de tu ciclo menstrual.

2. ¿La píldora reduce la líbido?

Esta es una pregunta muy frecuente. Y es difícil de responder. La mayoría de aportaciones que hacen desde la industria farmacéutica están en la línea de que los anticonceptivos hormonales no tienen efecto sobre la líbido.

Pero son muchas las mujeres que refieren disminución de la líbido como efecto secundario al tomar patillas anticonceptivas. No es raro que algo que anula nuestro ciclo menstrual, como es la anticoncepción hormonal anule este efecto y deje plano este sistema.

Así pues, son muchas las mujeres que notan estos efecto. Las recomendaciones son que si tras 3 o 4 meses de tomarlas no ha mejorado este efecto secundario, puedes pedir a tu médico que te cambie a otro compuesto que pueda tener menor efecto sobre la líbido.

3. ¿Por qué nunca tengo apetito sexual? Estoy casada, tengo 50 años y 2 hijos. Desde que soy madre hace 17 años, he perdido el apetito.

Es una pregunta difícil de responder ya que habría que ver tu caso particular. Cada mujer tiene circunstancias particulares que determinan su sexualidad, desde la información recibida sobre sexualidad, la relación de pareja o el tipo de vinculación amorosa.

También habría que ver si nunca has tenido deseo, o si este deseo se vio afectado por alguna circunstancia en especial. En cualquier caso, el trabajo para aumentar la líbido es un trabajo que empieza por lo personal, sin dejar de lado a la pareja.

El deseo empieza en una misma, y a menudo nos cuesta cultivar esta parte de nosotras. No pensamos nunca en sexo, nunca fantaseamos en situaciones eróticas o en aquello que nos puede dar placer. Si el sexo no está en nuestra mente, no puede estar en nuestra vida.

Pensamos que el sexo es algo que aparece espontáneamente como el hambre o el sueño, pero no es así. El sexo es más bien como el sentido del humor, que si no se cultiva y no se practica, se pierde.

4. ¿Es normal no tener deseo sexual desde que comencé con la menopausia?

Todos los estudios indican que la menopausia tiene efectos en la vida sexual de las mujeres. Entre otras cuestiones como puede ser dificultad en la lubricación, encontramos la falta de deseo. Esta falta de deseo puede tener que ver con las hormonas.

Como hemos explicado antes, el ciclo menstrual, sobretodo los estrógenos, son responsables de un aumento de la líbido a mitad del ciclo, pero también debemos pensar en otras causas relacionadas con la relación de pareja, la toma de medicamentos, la percepción del estado de salud y la propia concepción de la sexualidad.

Entonces, ante la pregunta podríamos decir que es habitual la disminución del deseo durante la menopausia, pero no tiene por qué ser normal. No todas las mujeres sienten esa disminución. Hay mujeres que se sienten liberadas ante la posibilidad de un embarazo, y esto les permite vivir una sexualidad con mayor libertad.

O bien, coincide con la salida de los hijos de casa, y pueden vivir una segunda juventud con la pareja. O mujeres que descubren nuevas formas de disfrutar y de vivir la sexualidad en la menopausia.

Desde luego, cuanto mejor sexualidad se tenga al llegar la menopausia, mejor se afrontarán estos cambios, y menos repercusión tendrán.

como aumentar la libido

5. ¿Cómo recupero la líbido?

Esta es la pregunta del millón. Recuperar la líbido resume un montón de preguntas que me hacéis alrededor de la líbido y que se pueden resumir en esta. ¿Cómo lo hago? Como os digo depende mucho de cada mujer, pero os voy a dar sólo algo que quizás os sirva de ayuda.

Piensa y anota en un papel, 10 situaciones que te estimulen sexualmente. Esto se llama fantasear. Es decir poner en la mente situaciones, ideas o imágenes que para ti son eróticas. Para cada persona serán diferentes.

Fantasear es el motor de la sexualidad, el motor del deseo. Intenta hacer este ejercicio y pensar esas 10 situaciones o cosas, o comportamientos, o imágenes que para ti son eróticas. Esta es una buena manera de estimular la líbido y empezar por nosotras mismas es la mejor manera.

6. ¿Dónde se va mi líbido cuando se acaban las vacaciones y empieza el trabajo y el estrés?

El estrés es un factor importante para el deseo sexual. Cuando tenemos la mente ocupada en otras cosas importantes, como el trabajo, la casa o la familia, poco espacio queda para el sexo. Cuantas más cosas tengo en la lista de tareas diarias, más cosas tengo en la lista de prioridades, y más abajo pongo el sexo en esa lista.

El sexo es totalmente prescindible para la vida, así que o le damos un lugar privilegiado en esa lista, o…desaparece. Por eso, en la vacaciones, cuando nos descargamos de «que haceres» aparece de nuevo aquello que no es prioritario.

La solución no es mágica ni rápida. Planifica espacios para ti, y también para la pareja. Planifica espacios de ocio, de tiempo libre. Planifícalo como si fuera igual de importante que trabajar o hacer deporte (porque de hecho, lo es). Dale importancia a ese aspecto dentro de tu vida diaria.

7. He perdido el apetito sexual. Me agobia mi pareja. ¿Consejo?

Esta es una situación muy común. Primero se pierde el apetito (no sabemos por qué, pero podríamos averiguarlo), y cuando la pareja responde con este «agobio» el deseo se va aún más lejos. Porque no hay nada peor que alguien te presione para hacer algo que no te apetece hacer. Así que la pareja debe entender que agobiar o presionar está muy lejos de solucionar el problema.

 

Espero haberos ayudado contestando a estas preguntas comunes sobre cómo aumentar la líbido y cómo recuperarla, y que me lanzásteis a través de Instagram. Como vengo diciendo, cada caso es diferente, y por suerte contamos en la actualidad con profesionales en este tema tan importante. Ya sabéis que podéis contar conmigo, ya sea en consultas presenciales u online. Si tienes cualquier duda, ¡escríbeme! Estaré encantada de hablar contigo. ¡Hasta la próxima semana!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Este contenido está protegido