Mitos de la menopausia

Mitos de la menopausia

Realidad, mito o leyenda. La sexualidad femenina se rodea de un entorno oscuro y lleno de dudas y malentendidos. Por suerte, poco a poco conseguimos ir desmintiendo todos estos mitos de la menopausia. Y ese es el caso de hoy en Ginesex. Te vamos a contar qué es realmente la menopausia, qué es mito y qué es verdad. Y te daremos algunos consejos para apaciguar los síntomas.

Qué es la menopausia

De forma leve y sencilla, te decimos que la menopausia es la retirada de la menstruación. Los ovarios dejan de producir hormonas y el útero deja de prepararse para recibir y acoger a un embrión. Se considera menopausia una vez que pasen 12 meses tras la última regla. Esto significa que la mujer deja de ser fértil. Es una etapa de la vida de la mujer por la que vamos a pasar todas y cada una de nosotras. Debemos entenderla como una fase más de la vida, sin que esto sea enfermedad, sino fruto de la normalidad.

Las hormonas femeninas (estrógenos y progesteronas) sufren una caída hasta casi desaparecer. Esto, obviamente, tiene unas repercusiones en el cuerpo de la mujer. Seguramente hayas escuchado que las mujeres menopáusicas sufren sofocos, insomnios, mal humor, falta de apetito sexual. ¿Es esto cierto o son mitos de la menopausia?

Falsos y verdaderos mitos de la menopausia

  • La menopausia llega a los cincuenta años.

Para empezar, y esto que se aplique a los demás mitos y síntomas, hemos de decir que todo depende de cada mujer. La menopausia es una etapa por la que pasamos todas, pero cada una a nuestra manera. Por lo que, como en otros casos, generalizar es un error. Cada cuerpo es diferente, y por eso cada mujer vivirá los síntomas más o menos acentuados.

La edad media en la que se comienza la menopausia es la de 52 años. Es decir, el momento en el que desaparece la regla. Sin embargo, puede haber síntomas desde mucho antes. A esta etapa en la que aparecen síntomas, pero todavía existe la menstruación se conoce como perimenopausia. Que literalmente quiere decir alrededor de la menopausia. Es la transición de la edad reproductiva a la no reproductiva. En cuanto se tiene la última menstruación se acaba la perimenopausia. Si la menstruación se acaba antes de los 40 años estamos hablando de menopausia precoz. También podemos llamar a este periodo climatérico, que se refiere a todo este proceso de cambios en el cuerpo y vida de una mujer,  dentro del cual ocurre el cese del menstruación, es decir la menopausia.

  • Si la menstruación te llegó a edades muy jóvenes, la menopausia también.

Hablando de edades, también se suele escuchar mucho que si la regla llegó cuando eras muy joven, se irá antes. Puede que se de el caso, pero no es una correlación asegurada. Hay otros factores, sin embargo, que sí están ligados a la edad de la llegada de la menopausia. Por ejemplo, la genética: la edad en la que le llegó la menopausia a las mujeres de tu familia, sobretodo tu madre, estilo de vida, salud, etc. Aunque tampoco es 100% seguro que vaya a ser igual, pero sí afecta.

Otros factores que intervienen: el tabaquismo, las mujeres que fuman o han fumado suelen alcanzar esta etapa antes que las no fumadoras, porque los ovarios sufren con el tabaco. También, las que han realizado deporte de alto rendimiento, por las irregularidades hormonales que este provoca, alcanzan antes la menopausia. Y así como las mujeres que han sufrido mucho estrés durante su vida.

  • Con la menopausia se engorda.

Los cambios hormonales pueden causar cambios físicos de peso y un cambio de distribución de grasa. Por eso, puede ser normal que al llegar la menopausia -si se tiene un estilo de vida no saludable- se pueda engordar y el cuerpo sufra unos cambios morfológicos. No ocurre siempre, y son cambios evitables si durante esta etapa y, preferiblemente antes, se tienen hábitos saludables tanto de alimentación como deportivos.

  • Causa mal humor y depresión.

Las hormonas femeninas (estrógenos) tienen efectos en el estado de ánimo. Estas son «antidepresivos naturales», por eso cuando disminuyen, pueden darse cambios de humor. Es habitual, tanto en la menopausia como durante la menstruación, que las mujeres suframos llanto fácil o irritabilidad, y en algún caso, depresión. Hay que saber identificar lo que sentimos, saber que puede deberse por esto (aunque a veces, hay otras muchas causas y este cambio hormonal es solo un detonante).

Para que la caída de nivel de hormonas sea menos abrupta, existen Terapias Hormonales Sustitutivas (THS), que debe recomendarte un médico y que tiene unos criterios concretas. No todas las mujeres son candidatas a este tipo de terapias.

  • Disminuye el deseo sexual.

El deseo sexual tiene un origen multifactorial. No sólo va a depender de las hormonas, sino también de otros factores como la relación de pareja, es estrés, el ritmo de vida y el nivel de salud. Es verdad que con la menopausia puede verse alterado el deseo sexual, pero esto no es algo que ocurra en todas las mujeres.  Te dejamos una entrada en la que te contamos por qué puede parecer que el hombre tiene más deseo sexual que nosotras. La falta de deseo va unida en muchas ocasiones con falta de lubricación y dificultad para excitarse. Esto a veces se confunde o se da a la vez aunque son cosas distintas. Podemos recurrir a los hidratantes vaginales y también a los lubricantes durante las relaciones sexuales.

  • La menopausia causa insomnio.

El insomnio está puede ocurrir con frecuencia con la perimenopausia y la menopausia. Así que, por desgracia, que no te extrañe dormir peor cuando llegue este momento. Por eso, los especialistas recomendamos realizar alguna actividad física diaria, algo de deporte aeróbico y evitar la cafeína. En definitiva a adaptar el estilo de vida a buenos hábitos para el sueño.

  • Las mujeres menopáusicas sufren sofocos.

Los famosos sofocos de la menopausia. El 70% de las mujeres confirman padecerlos. Sin embargo, no todas los sufren de la misma manera, ni afectan igual a la calidad de vida. Algunos sofocos son graves, y pueden hasta provocar mareos. Y, algunos sofocos son le ves y totalmente tolerables.

Cómo apaciguar los síntomas de la menopausia

Una vez que quedan claro que algunos son mitos de la menopausia, y otros son verdaderos síntomas, hay que saber también como luchar contra ellos, para hacer nuestra vida más fácil.

Como siempre, para menguar estos síntomas, te recomendamos cambiar tu alimentación. Integra más verduras y frutas a tu dieta. Elimina los ultraprocesados, las grasas trans, y el azúcar en grandes cantidades (recuerda que sólo deberíamos comer 25 gramos de azúcar al día, como mucho). Realiza ejercicio físico diario, por lo menos  20-30 minutos, pero añádelo a tu rutina. Huye del sedentarismo.

Para terminar, hay que plantearse esta etapa de la vida de manera positiva. No siempre, la menopausia va a estar ligada a unos cambios negativos, aunque culturalmente está muy estigmatizada, llegan de mitos y de mensajes negativos. Todas lo afrontamos con temor, y esto hay que cambiarlo. Debemos empezar a sentirnos bien con nosotras mismas. Buscar estrategias para estar saludables, y afrontar con salud y calidad de vida esta etapa.

Ante cualquier duda, déjanos un comentario. Esperamos haberte ayudado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Este contenido está protegido