Sangrado de Implantación

Sangrado de Implantación

En la entrada de Ginesex de hoy, hablaremos sobre el Sangrado de Implantación. Si no has oído hablar de él, o no sabes aún de qué se trata, te interesará leer este post en el que te resolvemos algunas dudas. Este sangrado es una expulsión de sangre por la vagina, que puede confundirse con la menstruación, pero ¿en qué se diferencia? Te lo contamos aquí.

Qué es el sangrado de implantación

Para empezar, decir que el sangrado de implantación no es menstruación.  Es cierto que pueden confundirse porque es sangre que se expulsa por la vagina.

Cuando un óvulo es fecundado, se convierte en blastocito y viaja desde las trompas de Falopio hasta el útero. Ahí, en el útero, seguirá desarrollándose a zigoto y después a embrión. Para que el zigoto se «enganche», se «implante» en el endometrio, se desarrollan una serie de estructuras que conforman un entramado de vasos sanguíneos y estructuras muy irrigadas de sangre.  Todo el entorno del útero se prepara para albergar al embrión durante los meses del embarazo.

En todo este proceso puede haber ligeras variaciones hormonales que hacen desestabilizar un poco todo este entramado, y que se desprenda un poco de endometrio y salga por la vagina a modo de sangre. Nos puede parecer menstruación aunque suele ser en poca cantidad. Suele ser alrededor de la semana 6 de embarazo.

Entonces, el sangrado de implantación es sangre desprendida tras la implantación embrionaria.

Como diferenciarlo de una regla normal

Queda claro que el sangrado de implantación no es menstruación porque hay un embrión implantado, y la regla es exactamente lo contrario: expulsión de sangre porque no se ha fecundado el óvulo, ya que no hay fecundación.

Podemos diferenciarlo por su color, su densidad, su duración y su cantidad.

El color del sangrado de implantación es más oscuro. Se acerca a tonos marrones. De esto ya hemos hablado en esta entrada de Ginesex, en la que te contamos otras razones de por qué tu regla puede ser marrón.

Las causas pueden ser varias. Además del sangrado de implantación, podría tratarse de un desequilibrio hormonal tras haber comenzado un nuevo anticonceptivo. O un sangrado que se denomina spotting del que hablamos aquí. También pueden ser pólipos cervicales, o pólipos uterinos. Sea lo que sea, aunque no es motivo de preocupación, es conveniente acudir al médico para que te informe o para que pueda realizarte algunas pruebas rutinarias, para que conozcas más a tu cuerpo.

La densidad de la sangre. La textura es diferente a la de la menstruación. Suele ser una textura más ligera. El líquido estará más diluido. Y la mancha será más opaca.

La duración también varía. Es menor que el de la regla. No durará los cinco días que suele durar la menstruación.

Y la cantidad también es menor.

Por lo tanto, si expulsas sangre de tonos marrones, más opaca pero más ligera que tu sangre normal, durante menos tiempo y en menor cantidad, junto con la sospecha de estar embarazada, este sangrado puede ser de implantación.  Si te has realizado ya un test de gestación, estás embarazada,  y estás teniendo este ligero sangrado, debes saber que puede ser el sangrado de implantación. Esto no es urgente ni preocupante, por tanto no debes asustarte. Si es un sangrado que sigue en el tiempo o aumenta en cantidad, y/o aparece dolor abdominal debes acudir a tu médico para que valore el sangrado.

Síntomas del sangrado de implantación

Otros síntomas junto a este pequeño sangrado que pueden hacernos dudar de si es menstruación o sangrado de implantación, son síntomas  relacionados con los síntomas del embarazo. Al fin y al cabo, el sangrado de implantación ocurre en el contexto de un embarazo.

Podrás estar notando más sensibilidad en los pechos de lo habitual, náuseas o vómitos en determinados momentos.

Otras dudas

¿Todas las mujeres que se quedan embarazadas sangran?

Es importante destacar que no todas las mujeres que se quedan embarazada sufren sangrados de implantación.  O si ya los has tenido cuando te quedaste embarazada por primera vez, no quiere decir que vayas a tenerlo en el segundo embarazo. Cualquier sangrado en el embarazo hay que observarlo. Esto no quiere decir asustarse, sino ver cómo evoluciona. ¿Es un sangrado escaso auto limitado y sin más repercusión? o ¿es un sangrado abundante con dolor abdominal? En este último caso, debes acudir a un médico.

¿Sufre el embrión con el sangrado de implantación?

No. No representa ningún daño ni riesgo para el feto. Y no es ningún indicio de aborto. No todos los sangrados que ocurren en el embarazo van a derivar en un aborto.

También es verdad que los abortos suelen estar asociados a un sangrado, pero es un sangrado diferente, que va acompañado de otros síntomas más dolorosos físicamente. Además, el sangrado de implantación ocurre entre las primeras semanas de embarazo, cuando la mujer ni siquiera suele saber que está embarazada.

¿Es peor sufrir este sangrado?

Muchas veces nos preguntan si es peor o mejor sufrir este sangrado. No es ni peor ni mejor. No ocurre porque el embarazo sea más violento o porque vaya a ser un proceso más duro. Es algo que ocurre con frecuencia y no tiene porque ser patológico.

Conclusiones

Es decir, la mujer puede sangrar por muchas razones. La más común  y normal es la menstruación. Pero, puede haber otras muchas causas. Una de ellas es la tratada en el post de hoy: el sangrado de implantación. Que no deja de ser un proceso habitual y normal en muchos embarazos.

Ante un sangrado no normal, no hay que preocuparse. Puede deberse a cualquier desajuste hormonal. Pero, es recomendable visitar al médico y acabar con las dudas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Este contenido está protegido